Desaparecer (un poco de autobombo)


3 de enero de 1889, Shreveport, Estado de Luisiana. El trompetista John Streiford y su íntimo amigo, el pianista Phil Currson, se reúnen por primera vez en el local de ensayo de un amigo común. Ambos compartían gusto por la música clásica, la música popular judía y los bollos de chocolate con avellanas que hacía la mujer de Streiford (pero esto no viene al caso). Este día constituiría un hito en la vida de los dos músicos, ya que después de años ensayando y componiendo, habían descubierto una nueva manera de hacer música que sorprendería a los tímpanos de toda América e incluso del mundo entero. Según las fuentes consultadas, esta nueva manera de entender la música consistía en establecer un ritmo cambiante con toques “delirantes y maravillosos”, según palabras de la nieta de Currson, Amelia Vásquez.

Amelia Vásquez: “Recuerdo perfectamente cómo mi padre me contaba como su madre a su vez le decía el sonido que salía de esos instrumentos: simplemente música de ángeles. Si me preguntan cómo podría sonar esa música no sabría responderle, pero supongo que sería una mezcla entre Mozart, Puccini y Leonardo Dantés”.

Los pocos asistentes a aquel ensayo (la mujer del trompetista y amante del pianista, el dueño del local, su madre y el perro del vecino) salieron del lugar fascinados por la revolucionaria manera de tocar de estos dos músicos americanos, y todos coincidieron en instar a la pareja para que hicieran públicas sus partituras. Pocos días después Streiford y Currson visitan la radio local de Shreveport, la RBL, con la intención de presentar sus temas. El presentador de un programa de variedades llamado Howard Train, muy conocido en el mundo de las ondas, les citó para el día siguiente, el 12 de enero de 1889. Este día Shreveport, Luisiana, EEUU y el resto del mundo conocerían por fin el estilo más sorprendente desde que el hombre cogió por vez primera un tronco y empezó a atizarle con dos palos para hacer ritmos absurdos. Este día sería el primer día de la música moderna, un hito en el camino de las notas musicales…

Este día sería importante, sí, de no ser porque el 12 de enero de 1889 no apareció nadie en los estudios de la RBL para presentar su maravilloso invento. A partir de entonces nadie supo más de Streiford y Currson, nadie volvió a verles y lo que aún es peor, nadie volvió a escuchar sus composiciones. Poco después, en Nueva Orleans, aparecería otra manera de hacer música, lo que poco después se conocería como “jazz”. Y eso hizo de la música moderna lo que todos hoy conocemos y escuchamos.

El caso de la desaparición de estos dos músicos nos ilustra cómo la vida de los hombres, la de la humanidad entera, la historia universal, se ve condicionada por una serie de apariciones y desapariciones de personajes clave. Personas que podrían haber impedido algo, personas que podrían haber realizado algo, personas que podrían haber hecho que los pasos hacia el futuro que hoy conocemos como el presente, se hubieran dado hacia otra dirección. Y lo cierto es que en muchas ocasiones nos hemos encontrado con casos de desapariciones que han cambiado el rumbo de la historia. Personajes anónimos que se quedaron sólo en eso cuando podrían ser hoy sus retratos ilustraciones en libros y enciclopedias. El profesor Sánchez, de la Universidad de Polop, nos lo explica de la siguiente manera:

Profesor Sánchez: “Frente a aquellos que opinan que el destino, el devenir o… vaya usted a saber, los deseos de una divinidad caprichosa… frente a aquellos que opinan como digo que son estos los factores que hacen mover a la historia, otros opinamos que, a niveles microsociales e incluso macrosociológicos, es el azar, la casualidad y estos misterios de desapariciones los que hacen… los que dirigen… nuestros destinos. María, la leche se me ha enfriado, cámbiame la taza, ya sabes que fría no me gusta, sabe demasiado a vaca. Haz el favor de cambiarl…”

(Continuará...)

2 comentarios:

Carmen González - Llanos dijo...

Esperando estoy a que continúe...

Por cierto esta entrada me ha recordado a un libro: LAS CINCO PERSONAS QUE ENCONTRARÁS EN EL CIELO...

Sigue escribiendo..

Arqui dijo...

Supongo que ya habrás pensado en el "caos" antes de escribir esto...

Espero la pronta continuación...

...(este comentario continuará, Tú ya sabes cuando...)